¿Por qué me cortáis el paso?, susurró el viento.

¿Por qué os habéis puesto en pie de guerra?, preguntaron las aves.