El picoleto: “Para ganar hay que tener corazón, cojones y un montón de dinero para aguantar la hostia.” (No sabe si hablaba del Black Jack o de la vida misma)

El comunista: “Dios está arriba, y nosotros en el Casino.”

El pediatra: “Si esto fuera un juego de niños, no estaríamos tan enfermos.”

El piloto: “Ojalá los asientos en esta casa fueran eyectables. Cada vez que vengo, me estrello.”

El arquitecto: “Mi casa es mi palacio. Tu castillo de naipes… mi ruina.”

El pichichi: “Este es el único área donde me deja pasar el portero y, aun así, todos los goles son en propia puerta. Aquí no existe el fuera de juego.”

La Madame: “Es la primera vez que me dan por culo y la que deja propina soy yo.”

El poeta: “Si vas a derrochar, que sea dinero… porque el tiempo no lo recuperarás nunca.”

La Croupier: “No me mires como si fuera la reina de tus corazones, te los voy a romper todos.”

El viudo: “No es mi dinero lo que quiero de vuelta.”

Nota del autor: Todas las coincidencias con la realidad son frutos del azar.