Perico solo escribe cuando está palote. Se aprovecha de las notificaciones para hacerse un pajote.

Juana cree que todos sus arcos son de oro, que el espejo es el único en mostrarle un tesoro.

Alegría disfruta escapando de las huertas. Las lágrimas también abren puertas.

A Pérez se lo comió el gato, ahora es Curiosidad la que nos enseña los dientes a cada rato.

El peso de la ley resultó ser de pluma, las condenas flotan en el mar cuando se manifiesta la luna.

El calor del momento se volvió eterno. Le prometieron escalofríos en verano y sudores en invierno.

Paloma se cansó de ser mensajera… Cuando abría las alas, la acusaban de volar para cualquiera.

Juventud dejó de brotar de las fuentes, ahora se esconde en las lágrimas para hacernos más fuertes.

Poesía perdió el ritmo porque el tono hace la música, y se la follaron tanto que, jodieron toda la acústica.

Amor cambió de nombre, pero no de apellido. No sabe quién es, sí quién ha sido.