Cuando el olvido deja de doler, son los recuerdos los que hacen daño.


P.D. “Anoche pasé frío y me desenamoré un poco…”