Demasiados sueños en común como para despertar juntos, miradas llenas de todo en un vaso del todo vacío, labios carnosos deseando pieles de piedra.

Muchos árboles deseando echar raíces en otra parte, aves migratorias volando por miedo en vez de instinto, mareas que suben cada vez menos y se llevan cada vez más.

Infinidad de estrellas brillando en la ausencia, armas peligrosas por su retroceso y no por el disparo, besos que saben a vida porque te chupan la sangre.