Supongo que tener amigos en el infierno nos da licencia para prescindir de los que tenemos en el paraíso. Creo que los ángeles caídos no son más que amores que nadie quiso.

Estoy seguro de las dudas que están de más, pero no sé con qué certeza echarte de menos. Pierdo la cuenta de todas las espaldas que me das, y me gano mil derrotas en colchones ajenos.

Puedo borrar todas las líneas escritas aunque me parezcan muy bellas, sin embargo, ¿cómo borrar el cariño que hay entre ellas?

No me importaría beberme toda la sangre que me brota de la nariz. Sería en vano, ya que me sabe peor el tacto del asfalto de las ciudades que vi sin ti.

Cruzar un mar es inútil si nadie cruza los dedos. Volar es desperdiciar el cielo si en las nubes no hay dios que te echa de menos.