Las palabras no dichas se miran con forma de beso.