No sé si os habrán hablado de Mariangel, de no ser así, me alegra haber sido el primero. Ella escribe desde la cálida, preciosa y revuelta Venezuela, pero la puedes encontrar en WordPress si pinchas sobre su nombre o en Instagram si buscas a @mabeletras. Antes de dejaros con el texto solo os digo una cosa: si esto hubiese sido un duelo, me habría fusilado al alba…


-Te traigo un ramo de palabras marchitas envueltas en papel y un abanico de flores rasgadas. Supongo que sabrás qué hacer con él.

Traes palabras que huelen a flores y no sé qué hacer con ellas, es que no sé si esos detalles me hacen crecer el alma o el ego, traes fuego cuando ya estoy acostumbrada a ser ceniza, cuando recién aprendo a limpiarme el polvo que cae cuando te vas o me voy, ya ni sé.

-Vengo con la mitad que me falta después de jugar al doble o nada en la ruleta del olvido, vengo desde la otra punta del mundo porque después de doblar la esquina de tu corazón… me he perdido.

Vienes queriendo ser mitad cuando ya yo un día me entregué completa.

-Tienes que cortarme la lengua, ya que tengo los labios pegados a un polo sin norte, pero con todas tus latitudes. No necesito auxilio, y sí que me ayudes. Veo la calma con la que te meces en tus inquietudes, la decisión con la que te enfrentas a tus dudas y huelo la sangre con la que riegas tus jardines. Tenemos sed; la vida nos exprime.

Es que si me ves en calma es para que no veas cómo tiemblo porque prefiero escuchar el pasar de la sangre por mis venas que castigarme con el pasar de tus recuerdos. Vienes jugando a que soy salvación cuando ni yo puedo soportarme, cuando exprimí la última gota de lluvia que empapaba todas mis dudas, y me quedo con eso para quemarme la sed.

-Percibo la réplica de tus pasos errantes pero certeros, los ecos de las puertas que cerraste el trece de febrero, las hondas nocivas de nuestros amores esfumados en un cenicero. Y tienes de todo… menos miedo.

Es que me ha funcionado el truco de fingirme piedra, de creerme eterna, cuando en el fondo sabemos que no le gano una al tiempo. Me pierdo porque aunque no lo entiendas también siento. Y sí, puede que tenga todo, hasta miedo.

Continuará…


Os dejo de nuevo los enlaces a sus redes sociales aquí… por si os da pereza volver a subir.

En WordPress: https://mabeletrasblog.wordpress.com/

En Instagram: @mabeletras