Contigo porque, cuando me besas, me arreglas la sonrisa. Y porque cuando argumentas… me partes la boca.

P.D. Lo importante no es salir de una pieza, sino ilesos.