Mirar hacia atrás es conjugar el futuro equivocado.