No dejes de mirarla, aunque tenga los ojos cegados.

Nunca la dejes hablando sola, por mucho que tenga la boca cerrada. 

P.D. No hay (a)dios que me haga perder la fe.


IMAG4915.jpg


Texto de la imagen destacada extraído de

“CONFESIONES DE UN BASTARDO”,

disponible en Amazon