Si supimos volar con la boca seca, sabremos nadar con las alas rotas.

P.D. Cuando deje de doler empezaremos a andar.