Pasen y lean…

Un rincón en el que pensar.

Me hacen gracia
los poemas de refugiados
que hablan de sufrimientos ahogados,
que escriben personas
que no los han sufrido
con palabras sin aliento.

Palabras vacías que se quejan
y no dicen nada,
palabras gritadas sin voz
que no llevan aires de cambio
de futuro
sino que suenan a repetición
de presente.

Palabras que duelen
los cinco segundos
que te hacen eco en el cerebro
pero que no distan más.

Palabras que no son puente
entre culturas,
ni el grito de personas valientes
que abandonan,
sin mirar atrás,
una tierra ardiente
con la esperanza de encontrar
tras el mar
una vida corriente.

Y sí, digo corriente,
como la nuestra
donde corre el agua
a borbotones por los grifos.
Corriente porque aquí la gente
corre por diversión,
o eso dicen,
y no para comer.
Corriente
donde poder tener
algo de dinero
para guardar en
cuentas corrientes.

Necesitamos más palabras
con aliento de cambio…

Ver la entrada original 19 palabras más