Querernos como nunca. Por si no podemos hacerlo para siempre.