Nunca me había mordido un vampiro y jamás le corté la cabeza a un zombie. Tampoco sabía del palpitar de los corazones apuñalados que siguen latiendo, ni de las ofrendas de sangre entre seres casi inmortales. También ignoraba que se podía viajar a Bora Bora a través de una puerta del Espacio-Tiempo, creada por un anciano con muchas ganas de juerga y muy pocas ganas de dormir…

Podría seguir nombrando una serie de circunstancias extraordinarias que han conseguido columpiarme entre el alivio y la envidia a lo largo de la lectura de “VAMPIRE´S DREAMS”, de Henar de Andrés Miguelsanz. Alivio porque, Kate (nuestra protagonista), pasa por algunos momentos difíciles a medida que su destino recóndito se va haciendo cada vez más fuerte en su flujo sanguíneo. Y envidia porque, en muchas ocasiones me hubiese gustado, aunque solo fuera con la punta de los dedos, rozar las sensaciones de libertad e inmortalidad experimentadas por esta joven de Segovia que, con mucho sentido del humor, afronta situaciones algo más que sobrehumanas.

Quise leer un libro de vampiros y eso hice. Pero también leí un libro sobre mitos y leyendas, vidas pasadas y presentes, personajes familiares fuera de su zona de confort y enemigos íntimos encerrados en su propio círculo de confianza.
Empecé a leer la novela tomando café antes de coger el autobús y la terminé a 9000 metros de altitud mientras sobrevolaba el Atlántico. “VAMPIRE’S DREAMS” ha sido una compañera de viaje oscura, sangrienta, erógena, sutil y descarada a la vez, y sobre todo me ha resultado muy divertido leerla.

Si nunca has leído un libro de esta índole, puedes estar tranquilo. Henar de Andrés Miguelsanz ha adjuntado una guía orientativa (Bestiario), en la cual explica, enriqueciéndola con su particular punto de vista, los secretos que alberga cada mito o leyenda que pueda resultar desconocido.

¿Aspectos negativos del libro? El peso, que no su contenido… Estoy acostumbrado a leer poemarios, así que llevar las cerca de 500 páginas conmigo casi me cuesta un suplemento en el aeropuerto (una botella de Jack Daniel’s y un cartón de Lucky Strike se han tenido que quedar en tierra. ¡Viva la literatura!)

VAMPIRE’S DREAMS, es una historia que en ningún momento me dejó indiferente y ha sido un estímulo contínuo para mi imaginación. Yo espero una segunda parte porque, si es tan entretenida como la primera, me la llevaría al infierno para echarme unas risas mientras me devoran las llamas.

Para conseguirlo en el formato que más te guste solo tienes que pinchar estas letras coloridas.

¡No te arrepentirás!