El infierno que albergas en tu mirada es equivalente al paraíso que escondes entre tus muslos.

P.D. Hay que tener los cielos bien puestos para mirarte.