Me afilié al sindicato del “tú y yo” porque nuestras debilidades unidas… nos hicieron más fuertes.

Me declaro en huelga de amor.

No pienso hacer nada que no sea quererte.