El autor de este texto dice que mañana borrará esta entrada. Así que aprovechen para leerla hoy. De hecho, ni siquiera he podido rebloguearla, así que les dejo el enlace correspondiente. Pasen y lean…

“Una confesión obsoleta”, de Oliver Besnier