Los escritores se diborcian.

Así, con B.

Para que duela dos veces.