El amor nunca los mató porque… cada orgasmo los suicidaba.

(Sempiternos)