Siempre se iba como una perra en celos porque el gato nunca venía a meterle el rabo entre las piernas.

(Miau)