Me gusta que te olvides de la goma con la que te arreglas el moño. Porque así te corres a pelo cuando te como el coño.

(Bastardo, pero caballero)