Menos mal que soy de decir “Hola”. Porque para despedirme nunca digo “Adiós”.


Anuncios