Pedimos poesía, y nos dieron gasolina. 

Quisieron que la tristeza fuera un juego…

Así que le prendimos fuego.


Pirómanos…