Callando me dijiste más que todas tus palabras.

Hablando me hipnotizaste más que con tus miradas.

Y tocando… me enseñaste muchos más mundos de los que conozco viajando.


(Viaje cutáneo)