Eres un amor que mata, porque te pierden por el rastro de sangre.

Eres un amor que da la vida, porque dejas un rastro de saliva.