Cuando los niños necesitan atención, los adultos se convierten en marionetas.

Pero a veces los niños son mayores de edad…

Y las marionetas no tan adultas.