Nunca podrás hacerme más daño del que has reparado.

Jamás olvidaré el futuro que me regalaste en el pasado.

Siempre seré tu botín de guerra…

Y tú la saliva en mi cicatriz.