Tus labios son el cielo que toco cuando echo a volar…

Perdona si no te entiendo a la primera;

porque los orgasmos me aturden.