Me gusta discutir contigo.

Porque el primero que besa… se queda con la última palabra (en los labios).