wp-image-506933970jpg.jpeg

La ley que me prohibe quererte, todavía no se ha escrito.

Y el día que lo hagan… estaremos hablando otro idioma.