Caricia:

Es lo que desaparece cuando se hace de noche y tengo que abrir los ojos.


Ternura:

Es lo que se queda en el portal de la rutina cuando me despido de ti y me entrego al vicio.


Razón:

Es lo que pierdo cuando no puedo apostar por ti y estoy seguro de todas mis jugadas.


Felicidad:

Es lo que está en juego cuando no puedo pronunciar tu nombre y estoy rodeado de silencio.


Culpa:

Es lo que siento cuando sigo la silueta de otra y me palpita la entrepierna.


Besos:

Son lo que quema el aire cuando no salen de tu boca y ardo por no poder rozar tus labios.


Orgasmos:

Es lo que me invento cuando te echo de menos y los cuerpos que me rodean están de más.


Esperanza:

Es lo que le da mis ojos un brillo verde-veneno cuando pienso en ti.


Conciencia:

No sé lo que es, dímelo tú. Porque la mía…

se quedó contigo.