No puedes condenarme por quererte. 

Porque cada vez que suspiras…

Cambian las leyes.

Lo único que te debo es la vida.

Porque robarte el aire…

No tiene precio.