Te espero desnudo, desarmado por tus palabras.

Te espero con la piel en carne viva, desgarrada por tus miradas.

Te espero entre las caricias que tenemos en común;

Entre las que yo te robé…

Y las que tú me regalabas.