Cuando te miro soy mejor persona, cuando te tengo cerca mis vicios se tiran por la borda, cuando oigo tus ruidos…

La sonrisa no me abandona.

Cuando me llamas las musas se quedan mudas, cuando duermes conmigo las noches dejan de ser oscuras, cuando me sonríes…

Las caídas no son tan duras.

Cuando me abrazas sé que la distancia es sólo una palabra, cuando me nombras el aire se tiñe con el color de tu mirada, cuando me besas…

Las cicatrices se quedan calladas.

Cuando vienes pintas con inocencia mi cárcel de alambre, cuando bebes pierdo la sed y me alimento de los mares para que no te extrañe, cuando te  veo comer…

Se me quita el hambre.