PENSANDO EN LA OSCURIDAD

No lo busqué. Lo encontré en el pajar de alfileres del que intenté escapar.
Luego no, después quería tocarlo, aun con el dolor que las punzadas me daban.
Todavía lo deseo. Sangro si lo pienso. Me suicido, me curo y lo espero,
pues algún día nos alcanzaremos y cambiará heridas por caricias. Parecerá poesía.
Ya no solo jugaríamos como versos tras las cortinas. Compondríamos una melodía,
para que lo baile, para que me cante, hasta que el tiempo se agote, o se pare.
Y aunque no se cumplieran o realizasen tales premoniciones, no como mereciésemos,
valiere un segundo a su vera, fuere como fuere, y durare lo que una mariposa kamikaze.
Confabulemos contra las rejas. Permitamos libertad. ¡Corre, fantasía, lejos, más allá!

surreal-749685_1920.jpg

Ver la entrada original