image

El año pasado le escribí una carta al Karma pidiendo una mujer increíble… Y no me entendió. Así que este año se la escribí de nuevo. Y no sé quién la leyó, pero supongo que algún elfo o algo se la robó al cartero y se la llevó al otro lado del mar.

Se la llevó lejos del Sol, fuera del alcance de la Luna… Se la llevó al filo entre la sombra y la luz, se la llevó a un castillo de arena, se la llevó a una dama que baila con vampiros, a una dama… Que luce en la oscuridad.

La dama leyó mi carta deshaciendo todos sus nudos, corrigiendo todas sus faltas, añadiendo sueños, añadiendo palabras… Y dispuesta a interceptar el aire que yo respiraba escribió una carta sin remitente dirigida a “Algún lugar entre los rayos del Sol y el brillo de la Luna”…

Y me llegó al corazón.

Espero que tengáis todos un feliz año nuevo, y vigilad a los elfos…

Porque son lindos, pero no obedecen órdenes (y está bien así).