Me gustaría que durante una semana o hasta la inconciencia nos pusieramos todos de acuerdo para utilizar las redes sociales solamente para difundir mensajes positivos que hablen de futuro y no de olvido, que hablen de amor y no indiferencia, que hablen de cariño en vez de despechos y decepciones… Acordémonos de las risas, y no de la desilusiones.

No sé… A mi es que me gusta abrir esas ventanas al mundo para sonreír yo y hacer sonreír. Es mucho más bonito… Creo que no somos conscientes de eso. Creo que no somos concientes de que es una estupidez buscar la aprobación de equis personas con un mensaje que refleje cualquier cosa que no sea de las nombradas anteriormente si con ese mensaje hay una persona, aunque sólo sea una… Que se siente menospreciada.
Además, ésa persona suele ser la persona a la que se lo deberías decir en persona en vez de gritarlo a los cuatro vientos… Yo también gritaba (ahora mando mensajes privados y busco conversaciones cara a cara)… Y me quedaba sordo todos los días. Es mejor perdonarle la vida a trescientos asesinos que ejecutar un sólo inocente.

Y no hablo por mi. Yo me merezco una celda en el corredor.

Somos unos monstruos. Buscamos un aplauso para no tener que oír el llanto… Y las palmadas actúan como el agua que lavaba las manos de Poncio Pilato.

¿A qué viene esto?

¿Sabéis..?

Esta mañana salí de casa a comprar tabaco y la pastelería que hay justo debajo estaba inundando el edificio con el olor de los cruasanes (o como se escriba en castellano) recién hechos y me acordé del olor de su pelo, del tacto de su piel, del dulce sabor de sus labios, de la manera de la que echa la cabeza hacia atrás cuando se ríe, de los soles que se asoman por las comisuras de su boca cuando sonríe…

¿Porqué no publicamos más cosas así?

¿Y sabéis otra cosa?

Si mañana cuando salga de casa por primera vez me encuentro con la limpieza del alcantarillado…

Volveré a pensar en los cruasanes.

image