Os presento una canción que tiene la manía de pillarme siempre completamente borracho a las y tantas de la hora más inmunda… Tiene un estribillo de esos que te hacen vociferarlo a los cuatro vientos hasta que amanezca y después… “Sam, tócala de nuevo”…

Hago tanto ruido que siempre se asoma alguno de los monstruos de debajo de mi cama y me dice que le escriba;

Pero eso…

Es otra historia.