image

Hay que parar el tiempo, porque nunca tenemos suficiente.

Hay que detener los relojes, porque no tienen piedad.

Hay que abrir los brazos, porque así parecemos inocentes.

Hay que recorrer caminos pedregosos, porque traen la libertad.

Hay que soñar, porque así se ensancha la mente.

Hay que gritar, aunque nos duela la verdad.

Hay que sacar lo que llevamos dentro, porque éso es lo que nos hace diferentes.

Hay que abrirse el pecho, para que el amor pueda entrar.

Hay que compartir los sueños;

Porque encarcelados…

No se convertirán en realidad.