image

Pregunté por ti porque a pesar de no haberme querido… Preguntar por ti era lo único que tenía sentido.

Pregunté por ti porque estaba cansado de sermones y quería oír uno de tus cuentos… Estaba cansado de mirar molinos y quería volver a sentir el viento.

Pregunté por ti porque suspiré tu nombre y casi me ahogo… Porque sabes que a veces me vuelvo de piedra y después lloro.

Pregunté por ti porque necesitaba oír algo sincero… Necesitaba alimentarme de esa duda que albergan tus palabras cuando estás en celos.

Pregunté por ti por no confesarte que estaba volviendo;

Pero tú sabías a dónde había ido…

Y sabes a dónde estoy yendo.