Perdonad si maldigo el mar, perdonad si condeno el sistema económico liberal.

Perdonad si lloro por la imagen de un niño que dejó de respirar, perdonad si insulto las botas del militar que se limita a mirar.

Perdonad si escupo sobre los nombres de los dioses que no le concedieron el tiempo suficiente para aprender a nadar, perdonad si culpo a la sociedad occidental.

Perdonad si os llamo cómplices de la barbarie si os veo cambiando de canal por no querer mirar, perdonad si prefiero quedarme solo pensando en la madre que lo tiene que enterrar.

Perdonad si acuso a los que se enriquecen con el desequilibrio global, perdonad si creo que ellos también se deberían ahogar.

Perdonad si os digo que no es suficiente con rezar, perdonad si espero que ese niño sea vuestro juez el día del juicio final.

Porque vosotros…

Tendréis muchas injusticias que explicar;

Y él…

Tendrá pocos motivos para perdonar.