image

Cada sitio tiene su poeta;

Yo recorro el mundo buscando la tierra que me reclama como profeta.

El de ésta tierra se llamaba Galdós;

Yo dejé la mía sin apenas mirar atrás, y sin decir adiós.

El de ésta tierra se ganó su estrella sobre el cemento;

Yo miro el cielo, buscando mis verdades en el firmamento.

Él me dice que navegue hasta morir la muerte que me merezca;

Y yo navego…

Suspirando la Luna y rozando el Sol.

Yo navego…

Mirando el horizonte y cantando una canción.

Yo navego…

Encontrando verdades…

Y perdiendo la razón.