Has vuelto a aparecer mientras te escribía, has vuelto a robarme el sueño porque pensaba que estarías dormida, has vuelto a desobedecerme para ponerlo todo patas arriba, has vuelto a ser el cielo que se me cae encima.

Has vuelto a robarme las palabras que le había prometido a la Luna, has vuelto a robarme el aliento y el enfoque, has vuelto a ser mi dulce tortura, has vuelto a amanecer en mitad de la noche.

Has vuelto a prenderme fuego mientras me ahogaba con mis palabras, has vuelto a convertir mi cama en un volcán en llamas, has vuelto para sonreír en silencio mientras yo temblaba, has vuelto a invadir mi piel de madrugada.

Has vuelto a ser el verso de un hombre que tuvo que aprender tres idioma para encontrarte palabras, has vuelto a ser la tierra que los profetas buscaban, has vuelto a ser la causa de un mercenario que se desangraba.

Has vuelto a sonreír callada mientras mis ángeles lloraban.

Porque tú eres mi cielo…

Y nunca dices nada.

Anuncios