Cállate ya chiquilla, que no me dejas pensar, que no hay quién te aguante, que no paras de hablar…

Cállate ya niña, que solo se te oye a ti disparando, que te quedas hablando sola, que no respiras ni de vez en cuando…

Cállate ya bonita, que te oigo hasta en la sopa, que no me dejas ni comer, que me tienes la cabeza loca…

Cállate ya mujer, que no les das tregua ni a los pasillos, que tu eco me persigue, que estás tú sola y pareces una jaula llena de grillos…

Cállate ya muchacha, que me agotas las respuestas, que no soy tan rápido, que no sé si me preguntas o si te contestas…


Cállate ya preciosa, que lo llenas todo con tus ruidos, que cuando te vas no hay nadie, que después me pregunto a dónde habrás ido…

Cállate ya cariño, que después el vacío me arranca los pelos, que siempre desapareces, que después te echo de menos…

Cállate ya mi amor, que en mi soledad nunca hay dos, que después quiero oírte de nuevo, que después anhelo tu voz…

Cállate ya linda, que me estás invadiendo la mente, que después no dejo de pensar en ti, que después me faltas de repente…

Cállate ya querida, que me absorbes por completo, que después me quedo a solas, que depués me pierdo el respeto…


Cállate ya…

Porque odio los silencios.

Anuncios