Puede no contestar o no ser más que un montón de palabrería. A veces es un tren que se escapa, otras es un pez que se ahoga en un vaso de agua dulce porque nadie lo tira al mar. A veces es un barco que te mantiene a flote, otras es una serpiente… Y si no te muerde no te das cuenta de que miente.
A veces es el fruto prohibido que lo permite todo, y otras veces es un billete hacia la libertad que no queremos usar…
Puede ser una novia insatisfecha que no quiere dejar a su pareja porque está cómoda así o puede ser una prostituta que te dice que te estás quedando sin tiempo. Puede ser la mirada crítica de un adolescente que todavía no se atreve a salir del armario o puede ser una mujer barriobajera que tiene lo mismo de encanto que de espanto (como yo)…
En ocasiones es un café pedido por una española (nunca sabes cómo te lo van a pedir, tienes que estar preparado para todas las variantes), en otras es un círculo vicioso en una cabeza cuadrada.
A veces es una sílaba en un idioma desconocido y otras es el libro de un amigo, pero con las páginas en blanco.
Puede ser una puerta abierta para que caigas a un precipicio, o una marioneta que anda sin hilos. Puede ser una señal hacia una dirección equivocada, o una brújula mirada del revés.

Puede hacerte creer de todo…

Menos lo que tú ves.

Puede ser una iglesia…

Menos para lo que tú crees.

El amor puede ser de todo,…

Menos lo que es.

Anuncios