Yo no tengo estandarte, escudo familiar ni patria que me quiera.

Yo no sé de compromisos, alianzas ni fronteras.

Yo no soy traidor porque no tengo bandera.

Yo soy trompo y ando dando tumbos por el mundo.

Yo soy calavera y la muerte me sonríe cuando se agotan los segundos.

Yo soy corsario y navego en mares profundos.

Nunca me hundo.

Yo soy mercenario, navegante temerario.

La piel es el océano,…

Y  la saliva es mi salario.