De nada sirve tener un secreto a voces si el eco de los suspiros rebota en las paredes del subconsciente.