Me gustaría saber cuál es esa reacción química que hace que ciertas personas tengamos el impulso de gritarle a un papel o a una pantalla el desorden que llevamos dentro… Supongo que es una mezcla de inconformismo con un chute de rebeldía lo que hace que nos desnudemos mentalmente para que otros nos digan que tenemos una mente maravillosa o que estamos como cabras. También supongo que somos narcisitas, y necesitamos demostrar que somos algo más que carne, sangre, cartílago y huesos…

Unos escriben textos, otros relatos, otros cuentos, otros poesías y los hay que escriben libros…
Los hay que escriben porque hablar está prohibido, los hay que escriben para recordar lo que han perdido, los hay que escriben para convertir en risa todo lo que les ha dolido.

A veces escribimos sobre la bandera de la esperanza… Otras veces por venganza.

Cuando escribes te das cuenta de que es una navaja de doble filo.

Y los primeros en desangrarse o sonreír o reír son nuestros conocidos y amigos.

Lo sé porque muchos se han reído. Hasta cierto punto les resultó divertido… Hasta el punto en el que mis letras alcanzaron a sus seres queridos.

Ya no se ríen… Ahora se arrepienten de haberse reído.

Ahora me observan sabiendo que a pesar de no haber matado una mosca…

Tengo muchísimo peligro.