Sostenerle la mirada es asomarse a un acantilado colgado de un hilo… Y cuando pestañea para girar la cabeza y apartar la mirada…

Te caes al vacío.

Hablar con ella es jugar a la ruleta rusa con balas perdidas… Y si le das ventaja…

Se convierte en tu asesina.

Hacerla sonreír es secuestrar un pedazo del cielo con un acto suicida… Y retener el brillo de sus ojos…

Te puede costar la vida.

Intentar olvidarla es adentrarse en un infierno de rencores sin sentido.

Y una vez que la olvidas…

Te mueres de frío.

Anuncios